jueves, 12 de diciembre de 2013

Alergia a alimentos en la escuela

No sé si ahora mismo escribo como orientador o como padre de dos niños alérgicos a alimentos. Supongo que las dos cosas. El caso que de ninguna manera podía pasar por alto la tan esperada publicación que acaba de realizar el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Se trata de una guía informativa para la escolarización segura de alumnos con alergias a alimentos y al latex



Me ahorro los comentarios y presentaciones. Simplemente reproduzco el prólogo de una madre, que firmaríamos cualquier padre o madre de niño alérgico:

Querida profesora, querido profesor:
Soy madre de una niña alérgica a varios alimentos, escolarizada desde hace varios años, y me han pedido que te presente esta Guía. Que eche la vista atrás y que recuerde aquellos meses antes del primer año de cole. Aquel tiempo en que tanto nos preocupaba si estaría segura. 
Eso es lo primero que recuerdo: el miedo. La angustia de dejarla en un entorno que ya no controlábamos nosotros, con unas normas iguales para todos. Recuerdo la primera reunión con su primera tutora y las que siguieron después al ir pasando los años. Siempre el mismo objetivo en mi mente: “Tengo que conseguir convencerles de que evitar el problema es lo más seguro, y de que tener la adrenalina cerca es solo el último escudo”. Difíciles conversaciones en las que empezaba asustando al presentar los peligros de la condición alérgica de mi niña y acababa tranquilizando,insistiendo en la EVITACIÓN. 
Cada cambio de curso, a los demás padres les preocupaba el precio de los libros nuevos. A nosotros nos preocupaban más las tizas, las ceras, las manualidades con nueces o con vasos de yogur… Nos preocupaba si el profe nuevo, o la profe nueva, se lo tomaría en serio. Si aceptaría tener la adrenalina en el aula, o llevársela puesta de excursión. 
Quiero dar las más cálidas gracias desde aquí a todos los PROFESIONALESDE LA EDUCACIÓN que habéis trabajado con mis hijos. Yo he tenido la suerte deencontrarme con vosotros. Vuestra responsabilidad ha sido mi tranquilidad, pero sobre todo ha sido la seguridad de mi hija. Muchos otros padres suscribirían este agradecimiento y en su nombre me permito hacerlo extensivo a todos los docentes que trabajan día a día con escolares alérgicos velando por su bienestar. 
Otros padres no han sido tan afortunados, no se han sentido tan apoyados. Por eso, algunos batallamos y batallamos hasta conseguir esta Guía promovida desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, para ayudaros a manejar una clase con nuestros hijos alérgicos en el grupo. Y para ayudaros a entendernos a nosotros, sus padres. Acudiremos a vosotros los docentes muy preocupados, un poco paranoicos con el alérgeno oculto, tal vez demasiado insistentes. Pero totalmente dispuestos a colaborar con vosotros. Nos va en ello lo más preciado. 
Nosotros daremos la cara cuando sea necesario. Explicaremos a otros padres, aguantaremos que nos echen la culpa de las “marquitas” en la lista del material, de que no haya globos en la fiesta, de que (tal vez) se prohíban los bebibles o las fresas en la merienda. Esa será nuestra batalla.La vuestra será revisar cada actividad. Tal vez prescindir de alguna de ellas que pueda resultar peligrosa. Vosotros sabéis mejor que nadie qué es esencial y qué es prescindible para la educación de un menor. Vosotros podéis valorar mejor que nadie si de verdad es necesario y es pedagógico para el grupo que un niño se quede apartado, mientras otros hacen, por ejemplo, un bizcocho y se lo comen después. 
Va a ser muy bonito ver cómo sus propios compañeros les protegen. Las amigas de mi hija no comen tarta en los cumpleaños, porque ella no puede y prefieren irse a jugar juntas. En la mesa en la que se sienta ella, nadie tira comida al aire en las fiestas. Y todos salen corriendo a lavarse las manos para jugar. Para ellos es muy simple: JUNTOS MEJOR. 
La alergia puede ser excluyente, pero puede ser también un factor que alimente la solidaridad y la voluntad de integrar a todos.  
Los niños alérgicos a alimentos son muy responsables. Pero eso ya lo comprobaréis.  
Y tienen una mirada y una sonrisa que no tiene precio cuando ven que se ha contado con ellos. Eso también lo veréis.  
Esta Guía contiene información, recursos, ideas alternativas. Espero que os ayude. Os invito a leerla. 
M.ª Dolores Mouriz

Madre de niña 9 años: APLV (alérgica a la proteína de leche de vaca), EX-huevo, EXcarnes rojas y de niño de 6 años: alérgico a pescados y celíaco.

Familia socia de AEPNAA

martes, 10 de diciembre de 2013

Al otro lado del velo.

El mismo día que comenzaba el curso compartía en este blog un documental titulado "El laberinto autista". Mientras lo veía aquella noche no imaginaba que este año me esperaba un intenso aprendizaje sobre el trastorno de espectro autista (TEA). Si has leído hasta aquí buscando algo que aún no sabes sobre el TEA, quizá no deberías seguir. Este orientador a día de hoy tiene más preguntas que respuestas.


Mi esfuerzo ahora mismo está centrado en buscar algún punto de conexión detrás de ese velo invisible que hace incomprensible al niño TEA un mundo que es sencillo para los demás. Me encantaría poder estar por un momento al otro lado de ese velo para ver a los otros con su mirada y escucharles con su distraída atención. Conectar. Comprender. 

Estoy aprendiendo a base de observar, eso que hacemos los orientadores cuando parece que no hacemos nada. Nunca había observado con tanto celo. Nunca había mirado tan profundo. Aprendo de la sensibilidad y la capacidad de mis compañeras de PT y AL* para encontrar esa ocasión educativa que nadie ve. Aprendo de la paciencia y la sonrisa sincera de una tutora. Aprendo del amor infinito de unos padres que cuentan con toda mi admiración.

Aprendo de los conocimientos y experiencia de tantos y tantos profesionales que llevan ya un buen trecho del camino andado. Hace un par de semanas tuve la ocasión de participar en las II Jornadas TEA que organizaba la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de Castilla-La Mancha en Alcázar de San Juan. Resultó muy interesante acercarse a la realidad del TEA desde un punto de vista tan multidisciplinar: educación, sanidad, terapia ocupacional, asociaciones, familias, musicoterapia,... Y fue muy enriquecedor conocer las experiencias de los compañeros de las aulas específicas TEA de nuestra región que, pese a su todavía corto recorrido, están haciendo un trabajo interesantísimo. 



Pensaba enlazar a los materiales y presentaciones de las Jornadas, pero a día de hoy parece que aún no están disponibles en ningún sitio. En cuento me haga con ellos, actualizo la entrada. Mientras, voy a echar un ojo al Inventario de espectro autista (IDEA) de Ángel Rivière.


* Siglología educativa para no iniciados.
PT: Pedagogía Terapéutica, ese nombre horrible perpetrado para las maestras de educación especial.
AL: Audición y Lenguaje, lo que viene siendo una logopeda.

martes, 15 de octubre de 2013

El nuevo decreto de orientación en Castilla-La Mancha

Tenía yo planeado publicar una entrada con mi valoración sobre el nuevo decreto que regula la orientación y la ¿¡atención especializada!? en Castilla-Mancha en cuanto se publicara. Esto sucedió hace ya más de un mes y hasta hoy no he sido capaz. Me ha dejado tan frío que no estoy seguro de tener opinión. Ni siquiera me ha salido un título mínimamente ocurrente para esta entrada.

Primero los hechos. El ingenio se llama Decreto 66/2013, de 03/09/2013, por el que se regula la atención especializada y la orientación educativa y profesional del alumnado en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha. Aquí está para quien no tenga el gusto.

Total, que no sin cierta pereza sólo se me ocurre decir aquí unas cuantas cosas que me gustan del Decreto, otras que no me gustan y, sobre todo, un montón de interrogantes que me quedan. Quede claro que hago mi análisis desde mi particular visión parcial como orientador [con no muchas horas de vuelo] de Infantil y Primaria. Al grano:

Me gusta:
  1. Globalmente mantiene el modelo de orientación anterior, en los principios y en la estructura. Pese a los vaticinios de muchos no se vuelve a los equipos externos en Educación Infantil y Primaria y los coles de Castilla-La Mancha seguirán contando, en muchos casos compartido, con un orientador en su plantilla.
  2. Tras el batacazo de los CTROADI y el progresivo vaciamiento de los POZ parece atisbarse una recuperación del tercer nivel en forma "los equipos de orientación técnica que se determinen". [Hasta aquí el "me gusta"; luego retomo el tema en los interrogantes]
  3. La insistencia en la importancia de la atención temprana.
No me gusta:
  1. Eso de la "atención especializada". Es cierto que el término "atención a la diversidad" se usa en el decreto y en otras normas de igual o superior rango. No obstante, este uso parece desplazar la atención a la diversidad del ámbito de la acción global del centro y el profesorado al ámbito de acción  particular de un personal especialista (lease PT, AL, orientador,...) que asume para sí todo lo referido a la respuesta educativa diferenciada e individualizada. O sea, un guiño al paradigma clínico en clara colisión con los principios que recoge este mismo decreto.
  2. Que se hable de los orientadores, PT y AL como recursos especializados y no como recursos ordinarios. No sólo no me gusta. También me da miedo.
  3. No quiero ofender a las personas que han redactado este texto y al que, a buen seguro, habrán dedicado muchas horas. No obstante, creo que le faltan un par de borradores. En mi opinión hay algunas imprecisiones, redacciones mejorables, contradicciones y repeticiones. El problema no es que no se entienda, sino que genere cierta inseguridad jurídica ante determinadas situaciones que puedan darse en el futuro.
Interrogantes
  • ¿Qué norma regula la atención a la diversidad en Castilla-La Mancha? ¿Este decreto? ¿Los de currículo?
  • ¿Por qué si "la atención y la gestión de la diversidad en los centros ha de concebirse desde los principios de la escuela inclusiva" se habla tanto de "atención especializada"?
  • ¿Qué es exactamente eso de la "gestión de la diversidad"? ¿Se refiere a la gestión o la organización de la atención a la diversidad?
  • ¿De verdad la "Consejería con competencias en educación pondrá a disposición de los centros los recursos, docentes y no docentes (¡necesitamos un ATE en mi centro, YA!), así como las estructuras organizativas e instrumentos técnicos pertinentes para que la respuesta educativa a la diversidad se articule desde un enfoque preventivo y de atención temprana a las necesidades específicas de apoyo, así como de identificación, valoración, personalización,...........?
  • ¿Hasta qué punto tengo que considerar las valoraciones que aporten las familias "de otras entidades publicas o privadas"?
  • ¿Qué medidas se van a tomar para que exista una coordinación real y efectiva entre educación, sanidad y asuntos sociales en lo referente a atención tempana y educativa?
  • ¿Qué es el plan de convivencia?
  • ¿Se tomarán medidas para que de una vez por todas la cultura organizativa de los centros asuma que la atención a la diversidad, la acción tutorial, la orientación y la convivencia no sólo se recoge en los documentos del centro, sino que se vive y se desarrolla desde la globalidad del centro?
  • ¿Contará la atención temprana con la atención necesaria desde las diversas administraciones para que funcione de forma eficaz, ágil y coordinada?
  • ¿Podría estar peor redactado el artículo 8 sobre la evaluación psicopedagógica?
  • ¿Por qué no pone en ese artículo que la evaluación psicopedagógica es responsabilidad del orientador?
  • ¿Se pueden adoptar medidas extraordinarias de atención a la diversidad para alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo que no sean necesidades educativas especiales? ¿Se pueden modificar los objetivos y criterios de evaluación de la etapa para un alumno que no presente necesidades educativas especiales?
  • ¿TDAH? ¿Hola? ... ¿TDAH?
  • Atendiendo a la redacción del punto 5 del Artículo 15, ¿es posible la escolarización de un alumno con necesidades educativas especiales en un centro ordinario?
  • ¿Qué quiere decir exactamente que la Consejería garantizará la existencia de servicios o profesionales de orientación?
  • ¿Por qué el párrafo 3 del Artículo 24 da tantas vueltas para no decir que la orientación es parte de la función docente?
  • En concreto, ¿cuáles son los modelos concretos de intervención de ayuda o consulta en los que se desarrolla la orientación?
  • ¿Cómo serán los "equipos de orientación técnica"? ¿Habrá uno para cada tipo de trastorno o discapacidad para toda la región? ¿Para cada provincia? ¿También se encargarán de la coordinación de zona? ¿Habrá equipos de atención temprana? ¿Se han olvidado de la discapacidad psíquica y visual?
  • ¿No es la normalización uno de los principios en los que sustenta nuestro modelo de orientación?
  • ¿Cuáles van a ser esos mecanismos de coordinación de zona ágiles y eficaces?
  • ¿La Consejería va a mejorar la orientación educativa en los centros de adultos con orientadores a tiempo parcial que comparten varios centros y/o etapas educativas?
  • ¿Qué mecanismos utilizará el Centro Regional de Formación del Profesorado para convertir en línea prioritaria de formación del la atención y gestión de la diversidad?
  • ¿No debería hacer más hincapié la evaluación de las medidas de atención a la diversidad en criterios de tipo cualitativo?
  • ¿Ahora tenemos que volver a hacer una programación anual de las actuaciones de los equipos o departamentos de orientación como anexo de la PGA?
Si alguien ha llegado hasta aquí leyendo y tiene alguna pregunta más o, quién sabe, alguna respuesta, que pase por los comentarios o que lo grite en Twitter (citándome para que pueda leerlo).

A modo de conclusión.

Muchos temían este decreto asestara un golpe letal a la orientación en Castilla-La Mancha. Creo que una vez leído el texto es difícil sostener tal extremo, salvo agarrándose de forma descontextualizada a algún párrafo dudoso. Pero tampoco creo que este decreto suponga una apuesta clara por la orientación educativa o un refuerzo decidido de la atención a la diversidad. Simplemente los orientadores estamos aquí y algo tienen que hacer con nosotros. Había que actualizar los dos decretos anteriores que a golpe de DOCM y BOE estaban parcialmente derogados. Así que, decreto nuevo y a seguir ahorrando, que eso sí es prioritario.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Documental: El laberinto autista

Trataba de yo de relajarme un rato delante de la tele antes de ir a dormir temprano para el primer madrugón del curso. Pero, como un tozudo despertador que me devolviera a la realidad, el zapping me llevó hasta La 2, donde este interesante y conmovedor documental sobre el autismo no me dejó irme a la cama a la hora prevista.

No lo comento, sólo lo comparto. No creo que pueda escribir nada más elocuente que el propio documental. Merece la pena verlo y tratar de ponerse en la piel de las personas con autismo y sus familias, que cuenta con toda mi admiración y respeto.

jueves, 23 de mayo de 2013

#LOMCE: otro paso hacia ninguna parte.

No estoy ni a favor ni en contra de la LOMCE. Total. Dentro de unos años vendrán otros con otra ley bajo el brazo. De hecho, he tomado la firme decisión de no cogerle cariño a ninguna ley educativa que no se apruebe por consenso, o al menos, por un amplio acuerdo de los partidos mayoritarios y, sobre todo, de los profesionales de la educación (donde no incluyo a los sindicatos). Uno tiene su corazoncito, te encariñas, te cambian la ley y se pasa muy  mal. Habría que tener el sentido común de Bart en aquel episodio de los Los Simpsons sobre la huelga de profesores y encerrarlos bajo llave hasta que lleguen a un acuerdo aceptable por todas las partes.


Sea como sea, será inútil cualquier reforma educativa en España sin antes derribar las barreras históricas que impiden el salto de calidad que nuestro sistema educativo necesita . A mi juicio, se resumen en tres:

1. La Universidad. En realidad lo que necesita un revolcón es el sistema de selección del profesorado. El actual está diseñado para seleccionar a los mejores estudiantes, que no necesariamente son los mejores profesores. Y el cambio radica en la formación inicial del profesorado, que debería empezar por crear auténticas Facultades de Educación donde se formen profesores de todas las etapas, con números clausus que respondan a lo que el sistema educativo necesita y con mecanismos que seleccionen a quienes realmente tengan talento para educar. Pero eso supondría hincar el diente a la Universidad y a ver quién le pone el cascabel a ese gato. A poco que alguien insinúe que hay que cambiar algo en esos anquilosados departamentos universitarios te montan una huelga de tres años contra la mercantilización neocapitalista y fascista. Lo de siempre, vamos.

2. El trincherismo político. El profundo discurso político sobre educación se resume en argumentos del tipo "esta ley es una basura porque la has hecho tú; la mía es genial porque la hecho yo". No hay debate educativo que no acabe reducido a Religión vs. Ciudadanía, Pública vs. Concertada, Catalán vs. Castellano y otras trincheras por el estilo. La educación no cambiará de verdad hasta que no juntemos unos cuantos políticos con altura de miras capaces de centrar el debate en lo realmente importante: autonomía organizativa, financiación, carrera docente, evaluación, calidad y equidad, bilingüismo, ¡metodología!,...

3. La consideración social de la educación. Lo que más me llama la atención del sistema educativo de Finlandia es que está fundamentado en la unánime convicción social de que el mayor recurso del país son las personas. Por eso la inversión en educación es prioritaria, por eso los profesores tienen un enorme prestigio social, por eso las familias entienden que la formación es la mejor herencia que pueden dejar a sus hijos. Y por eso su sistema educativo gana la Champions y Eurovisión cada año. Mientras, en soleado sur de Europa, sigue valiendo más un suegro con tierras, un amigo en la Junta o un "no sabe usted con quien está hablando" que el talento y el valor de cada persona. El ascensor socioeconómico que debe ser la educación seguirá averiado mientras no le demos el valor que merece.

lunes, 29 de abril de 2013

#JNOCuenca: El factor Orientación

Hace unos días tuve la fortuna de participar junto a otros 200 orientadores de toda España en las III Jornadas de Orientación organizadas por APOCLAM en Cuenca. Fueron dos intensos días en los que pudimos conocer experiencias innovadoras de orientación en todos los ámbitos y etapas educativas y practicar en interesantes talleres nuevas habilidades para la práctica de la orientación.  La cosa acabó con el auditorio de la UCLM puesto en pie aplaudiendo la valiente intervención de mi compañero, a quien tanto admiro, Fidel Jerónimo. Fidel, orientador curtido y apasionado, denunció la actual deriva de la educación y la orientación en Castilla-La Mancha.

Globalmente, comparto con Fidel su diagnóstico. Tengo la sensación de que esta administración educativa no valora la orientación educativa. Es como si no supieran quiénes somos, qué hacemos aquí o para qué servimos. Se han encontrado con un orientador en cada centro y no saben muy bien qué hacer con nosotros.  Hasta da la impresión de que nos consideran correa de transmisión de determinada corriente ideológica. Probablemente sean puros prejuicios o desconocimiento de la realidad educativa, pero las consecuencias para la profesión de la orientación educativa y, por derivada, para el sistema educativo, pueden ser demoledoras.


Sin embargo, quedarse en la queja y en la camiseta verde sería un error y una irresponsabilidad. Lo urgente y lo importante es demostrar el valor de la orientación y su aportación a esa calidad educativa que ahora tanto se exige. Si estamos solos, lo haremos con más ahínco y determinación. Si tenemos menos recursos, sacaremos más partido a los que tenemos y crearemos otros nuevos. Si somos  menos, colaboraremos más. En Cuenca vi ejemplos de que esto se pude hacer y de que hay quien lo hace. Y, sobre todo, aprendí que el colectivo profesional de la orientación educativa tiene un enorme potencial creativo e innovador, una calidad humana excepcional y una más que solvente capacitación profesional para mejorar la educación y la sociedad. Es el factor Orientación. Y yo creo en él.

martes, 9 de abril de 2013

Yo también he leído El Elemento

Sé que no soy el primero ni descubro nada a la tribu pedagógica, pero lo he leído y tenía que contarlo. Ha sido una lectura muy inspiradora.

Me acerqué a El Elemento con interés por las múltiples recomendaciones, pero con la sospecha de estar ante un manual de autoayuda. Nada más lejos de la realidad. El Elemento no es autoayuda, sino un golpe en la línea de flotación del concepto de sistema educativo universalmente aceptado. A medida que avanzaba en la lectura, Sir Ken Robinson respondía a mis objeciones con contundencia y nitidez.

Para quien no lo haya leído [que lo lea], el libro postula que todas las personas tenemos una zona en la que confluyen aquello que mejor sabemos con hacer con aquello que más nos hace disfrutar. Ese lugar es el Elemento. Cuando lo encontramos todo cambia. A partir de ahí Sir Ken Robinson explica, con historias reales de personas, cómo se descubre y se vive en el Elemento. Y de paso expone cómo la escuela mata la creatividad, se convierte en el principal enemigo de el Elemento y condena a millones de personas en todo el mundo a una existencia gris y pesada.



La lectura de El Elemento me hace sentir incómodo y aprisionado entre las paredes de mi colegio. De repente, todo lo que sucede aquí me parece torpe y limitado. Hasta alguien poco amigo de las revoluciones, como es mi caso, se apunta al cambio de paradigma. Así que, para empezar con él, me atrevo con cinco propuestas:

1. Sacudirse el miedo.
El cambio produce vértigo, pero estar convencidos (en plural) de la conveniencia de ese cambio es una fuerza capaz de vencer al temor. No se alcanza la  meta sin salir de la zona de confort.

2. Confiar en las personas.
En la escuela hay, sobre todo, maestros y niños. Confiemos en ellos. En los talentos de unos y otros. Hay niños con enorme potencial aplastado por el peso del curriculum oficial. Hay infinidad de maestros brillantes aburridos de un sistema educativo que no reconoce ni promociona su talento pedagógico. Debemos dar oportunidades a unos y otros de crear, explorar y equivocarse para avanzar por caminos insospechados y alcanzar metas ni siquiera imaginadas.

3. Escuela de ojos y oídos abiertos.
Escuchar más y hablar menos. Observar más y vigilar menos. Dejar que pasen cosas. Ver que ocurre. Analizar. Aprender de ello. Explorar. Crear.

4. Derribar los muros interiores.
Esos que compartimentan la escuela en trocitos por edades y por asignaturas, en muchos casos, sin puertas ni ventanas que los comuniquen. Estos muros no existen en la vida real. Sólo están ahí por un modelo heredado que no tiene nada que ver con el mundo actual. Y por qué no, derribar también los muros de ladrillo.

5. Saltar la valla.
La que separa el colegio de todo lo que pasa fuera, de la vida real. Saltarla hacia dentro y hacia fuera. Dejar que ambas realidades, tan artificialmente diferentes, se fundan y se enriquezcan.

jueves, 21 de marzo de 2013

Aprovechando que el Ebro pasa por Madrid.

Y no sólo el Ebro. También el Duero y el Guadalquivir. O al menos eso dijo uno de los alrededor de 15000 opositores que optaban a una plaza de maestro en la Comunidad de Madrid. Y la España tan amante de la sabiduría enciclopédica se llevó las manos a la cabeza al imaginar a la [antes vaga y ahora, además, ignorante] maestra de su hijo enseñándole que la gallina es un mamífero.

Lo que no informó el periódico al que le colaron la foto falsa de Chávez es si quien dijo tamaña barbaridad superó el concurso-oposición y hoy tiene entre sus manos el futuro de 30 indefensos infantes. Como si todo lo que fueran a aprender en la vida dependiera de lo que sabe o deja su saber el maestro que les ha tocado en suerte. O como si el ilustre oficio de la docencia sólo consistiera en vaciar los vastos conocimientos de alguien que todo lo sabe en el cerebro vacío de quien tiene todo por aprender.

Como estos, podría exponer múltiples argumentos para explicar por qué estoy relativamente tranquilo ante la inminente entrada de mi hijo en el muy mejorable sistema educativo español. Pero dejo la teoría pedagógica a pedagogos más pedagogos que yo.


Hagamos un ejercicio de pedagogía ficción, que es más divertida. Cojamos esta misma prueba. La misma, sin cambios. La que te pide decir, sin margen de error, por qué provincias pasan el Duero, el Ebro y el Guadalquivir; definir escrúpulo y clasificar caracoles. Esa misma. Ahora cojamos un grupo de exitosos profesionales de cualquier campo: un cocinero minimalista, una oncóloga, un analista económico, un business management, una ingeniera informática, una valiente emprendedora, un sociólogo tenaz, un deportista de élite, una estrella del rock, un periodista impertinente,... Seré bueno y no incluiré a ningún diputado.

Bien. Pasemos la prueba a esta insigne selección de españoles y analicemos los resultados. Bip, bip, bip,... ¿Qué pasaría? Nunca lo sabremos. Estamos en la ficción. Pero apostaría a que también leeríamos alguna barbaridad y que los resultados se alejarían significativamente del 100% de acierto. Siendo así, si se puede alcanzar éxito profesional y personal sin necesidad de saberse al dedillo el currículo de Educación Primaria, yo me pregunto, y es aquí adonde quiero llegar, ¿para que coño queremos que nuestros alumnos aprendan todo esto en el colegio?

...
...

Pues, básicamente, para que sean más libres. Al menos eso pienso yo. Y pienso que es bueno que tengan cuantos más conocimiento mejor. Pero no nos engañemos. Hoy la información está ahí fuera, por todas partes. Y cada vez lo estará más y mejor. Hemos superado la Ilustración y ya no es necesario encerrar todos los saberes en la cabeza. Ni en la del maestro ni en la del alumno. Lo que yo sé hoy es más que la suma de todo lo que me han enseñado mis maestros. Mis conocimientos y mis competencias son el resultado complejo de infinidad de aprendizajes, influencias y experiencias.

Lo que los estudiantes necesitan aprender es cómo acceder a toda esa información, cómo filtrarla, analizarla y aplicarla. Lo que yo les voy a pedir a los sucesivos maestros de mi hijo no es que le enseñen todo lo que ellos saben. Qué pena si sólo aprendiera eso. No quiero para él un maestro que lo sepa todo, prefiero uno que nunca deje de aprender. Uno que le contagie su amor por el conocimiento y el aprendizaje. Alguien que le enseñe a autorregular su aprendizaje, a solucionar problemas de la vida real, a no dejarse manipular, a aprender de sus errores, a ponerse y alcanzar objetivos, a manejar su frustración y su entusiasmo. Un maestro que le muestre el camino y no sólo le diga dónde está la meta.

Y con todo esto, seguro que al final aprenderá que por Madrid pasa el Manzanares.

lunes, 18 de marzo de 2013

Redefiniendo El Orientador de Guardia

El tiempo pasa muy rápido en la web 2.0. El ritmo que marca Twitter hace que lo publicado hace 25 minutos se pierda en el fondo de tu timelime y quede obsoleto antes de caer la tarde. A esta velocidad, la primavera de 2011 en que nació este blog queda ya lejos, muy lejos, casi en el amanecer de los tiempos.

En aquella época, en gran medida, gracias a Twitter, me llegaban infinidad de recursos, materiales e ideas sobre educación y orientación que circulaban por la red. Aplicando los filtros necesarios quedaba un buen puñado de recursos muy interesantes que pedían a gritos ser difundidos. El cuerpo me pedía enseñarlos a compañeros de cole y a orientadores conocidos. Pero no me gusta ser pesado y estar enviando material continuamente o parecer que pretendo decirte cómo y con qué debes hacer tu trabajo.

Así que encontré en este blog la solución. Voy colgando lo que me parece más interesante, presento el blog a cuanta más gente mejor y te dejo que entres cuando quieras a elegir del menú del día. Yo me siento muy libre publicando lo que pienso que merece la pena y creo respetar la libertad de mis pocos pero apreciados lectores de tomar lo que les interese.

Mi balance casi dos años después es satisfactorio. No me he convertido en una estrella de la red ni me han dado ningún premio TIC. Simplemente me conformo con haber ayudado a mejorar la práctica educativa de alguien y me siento orgulloso de los materiales e infografías de elaboración propia que he presentado aquí. Y, sobre todo, me siento parte de una pequeña (cada vez menos), pero potente comunidad de orientadores y educadores que creemos en la red como herramienta de mejora de la educación.

Con el paso del tiempo, el blog ha ido derivando hacia un lugar donde digo lo que pienso sobre educación y orientación. He descubierto mejores formas de recopilar y difundir material y hay personas que lo hacen mejor que yo. Podría poner aquí una interminable lista de lugares donde encontrar material y recursos, pero prefiero remitir a quien, a mi juicio, se ha convertido por derecho propio en el gran aglutinador de la orientación educativa en internet: mi colega y tocayo Alberto del Mazo (o @alb_del_mazo, que ya sin arroba delante no eres nadie). Por su blog y sus múltiples apéndices pasa todo lo que se publica sobre orientación educativa en España.


Recapitulando. A partir de ahora mi huella digital se organiza del siguiente modo:

  • Mi espacio en Scoop.it: Orientación en la red. Aquí voy colgando recursos y materiales sobre orientación educativa que recopilando de aquí y de allá y que considero de interés.

  • La web de mi colegio: el CP San Juan Bautista de Cobeja (Toledo). Aquí publico materiales, guías, artículos y contenidos que considero de interés para las familias de mi centro, que es de Educación Infantil y Primaria.


  • Este blog: El orientador de Guardia. A partir de ahora aquí escribiré mis reflexiones y opiniones sobre educación y orientación educativa. Intentaré ser libre y no ofender a nadie.
  • Mi cuenta de Twitter. La utilizlo para difundir mis entradas en cada una de los anteriores espacios y para tuitear sobre lo que me interesa y me preocupa. Que nadie se escandalice por mis loas a Mourinho. En Twitter soy yo a pecho descubierto.
  • Mi perfil en LinkedIn. Aún estoy tratando de encontrar una utilidad práctica y específica a esta red social que no termino de encajar. Pero ahí está.
  • Mi colaboración con la web y los perfiles en las redes sociales de APOCLAM, la asociación profesional de orientadores de Castilla-La Mancha, de cuya junta directiva forma parte desde hace unos meses y que tanto me está aportando a nivel personal y profesional.


Pues eso. Gracias a los pocos que seguís mis pequeñas aportaciones al mundo de la orientación. Prometo a partir de ahora hablar menos de mí y más de educación.

jueves, 31 de enero de 2013

Don Bosco, patrón de la orientación educativa

Si esta bendita profesión no fuese tan jodidamente laica ya le habríamos buscado un patrón. Pero no es así. Así que yo lanzo el guante y postulo un candidato: San Juan Bosco, patrón de la orientación educativa.

Allá por el noveccento la orientación educativa como disciplina y como profesión apenas sería una ligera intuición en alguna mente avezada. Sin embargo, el joven sacerdote Giovanni Bosco se convertiría, sin saberlo, en todo un pionero en llevar a la práctica los principios y los valores en los que se basa la orientación.

En un agudo análisis de su contexto no necesitó hacer un sociograma o pasar mil formularios para advertir que miles de jóvenes llegaban a la creciente e industrial Turín con tremendas necesidades formativas, afectivas y espirituales. Y se puso manos a la obra. No creo que nunca se sentara a redactar una programación, pero tenía claro su objetivo: hacer buenos cristianos y honrados ciudadanos. Hoy no pocos discuten ambos términos como si fueran contrarios o incompatibles. Curioso.

Don Bosco veía y trataba a cada joven como único e individual. No había dos jóvenes iguales a sus ojos. A todos los conocía por su nombre y para cada uno tenía una palabra (al oído) adecuada. Tenía claro que cada muchacho tenía su aptitudes particulares y se esforzaba en encontrarlas. Para él cada joven tiene un cuerda sensible al bien a partir de la cual construir un proceso educativo integral. Porque su propuesta educativa era realmente integral. Hoy lo llamamos competencias básicas. El no desatendió ni una. La formación académica era esencial en su casa, pero también la expresión artística: el teatro, la música,... Fue un apasionado de las nuevas tecnologías de las época. Trataba de que sus muchachos crecieran siendo autónomos y responsables. Esa extraña competencia emocional, que muchos hoy miran con sospecha, era el eje de su propuesta educativa: "no basta amar, es necesario que se sientan amados". No creo que nunca escuchara la palabra "autoestima", pero supo hacer que cada joven se sintiera único y valorado.


En una época donde la educación era esencialmente represiva y los problemas de conducta se arreglaban a mamporros, Don Bosco tuvo una intuición decisiva: el sistema preventivo. Este fue su plan de convivencia: mantener a los jóvenes ocupados con actividades constructivas, con la presencia permanente de los educadores y con un ambiente marcado por la libertad y la alegría era la mejor forma de evitar que hicieran lo que no debían y crecieran de forma equilibrada.

La orientación vocacional y profesional fue su fuerte. Supo proponer a cada muchacho la formación que necesitaba para desarrollar su cualidades y para buscarse la vida. Firmó los primeros contratos de aprendizaje de los que hay constancia. Inventó eso tan moderno que ahora llama la formación profesional dual. No en vano, esto sí, es el patrón de la Formación Profesional.

Buscó siempre la complicidad de cuantas personas e instituciones externas a su obra pudieran colaborar en la educación de sus jóvenes. Fue consejero y asesor de jóvenes, educadores, instituciones y familias. Creó y mantuvo eficazmente equipos de trabajo para multiplicar su obra... Puff, cuando hablo de Don Bosco me vengo arriba y se me van las manos, pero tengo que parar.

El caso es que hoy, miles y miles de personas a las que me siento entrañablemente unido, estarán celebrando en alguna casa salesiana la fiesta de Don Bosco. Yo estoy en mi colegio de Cobeja trabajando, como un día más. Me sorprende sobremanera que las personas que hoy pasan a mi lado no sean conscientes de qué día es hoy. Pero en mi corazón también hay una fiesta. Estoy orgulloso de mi trabajo porque en él me siento muy unido a la obra de Don Bosco. Soy orientador porque soy de Don Bosco.

viernes, 11 de enero de 2013

Diez consejos para educar el hábito lector


1. De padres lectores, hijos lectores

Si los niños crecen viendo que en casa se lee, ellos también se convertirán en lectores. Así que, la primera recomendación y, quizá, la más importante, es que los padres deben ser buenos lectores para servir de ejemplo a los hijos.

2. Reservar cada día un rato para leer

Uno muy aconsejable es justo antes de dormir. Es la forma idónea de leer todos los días un rato, además es una actividad muy relajante que ayuda a los niños a tranquilizarse y dormir mejor. Pero da igual, el caso es que se cree el hábito con la constancia del día a día

3. Libros accesibles

Los libros han de colocarse en lugares accesibles, de la misma manera que puede estar cualquier juguete. Si los libros están en lugares muy altos para ellos o sitios cerrados, éstos se convertirán en piezas de museo inaccesibles. Su manipulación debe ser algo habitual y natural.

4. Regalar libros

Evidente. Para que un niño lea ha de tener libros que leer. Si se los regalamos le estaremos diciendo con ello que la lectura es algo bueno. Hay quien dice que un libro que se regala siempre se lee… Además es bueno crear su biblioteca particular desde que nace

5. Leer con ellos

De chiquitines, sentarlos entre las piernas y disfrutar viendo imágenes, leerles cuentos,… De más grandes buscar momentos para leer juntos. Padres e hijos pueden leer cosas diferentes, pero lo importante es que los niños se sientan acompañados en su momento de lectura.



6. Contar con el colegio

Apoyar las actividades de lectura que se hacen en el colegio. Los maestros suelen proponer actividades para fomentar la lectura entre sus alumnos. Es bueno que los padres estén al tanto de estas iniciativas y las potencien con su interés, participación y seguimiento.


7. Utilizar la biblioteca pública

Acudir con los hijos a la biblioteca más cercana. En cualquier biblioteca se puede encontrar una zona para los niños con cientos de ejemplares adaptados a sus gustos y a su capacidad. Además suelen organizar concursos y actividades para fomentar el gusto por la lectura y la escritura.

8. Visitar la feria del libro

Hacer la feria del libro un acontecimiento familiar, dedicar un día a ello, adquirir algún libro, participar en sus actividades,... Si no se hace una en el pueblo se puede organizar como una excursión familiar a otra localidad, de forma que se convierta para ellos en un hecho de gran significado que potencie su gusto por la lectura.

9. Cuidar el ambiente

Preparar un lugar y un ambiente adecuado para la lectura. Asegurar que en casa haya un lugar con las características necesarias para crear un ambiente agradable de lectura: iluminación suficiente, mobiliario cómodo, ausencia de ruidos molestos, presencia cercana de los libros,…

10. Paciencia

Si pese a todos los esfuerzos realizados, tus hijos no se convierten en extraordinarios lectores, no hay que desesperar. El trabajo educativo consiste en sembrar y esa semilla crece cuando menos se espera. Hay niños que tardan más que otros en despertar su gusto por la lectura.