sábado, 28 de enero de 2012

Con 'm' de maestra, con 'm' de madre

Todos los que nos dedicamos a este bendito oficio de la educación tenemos algún referente, algún profesor de nuestra infancia que nos marcó positivamente. Alguien de quien nos acordamos cuando tenemos algún problema o no sabemos qué hacer con un alumno y pensamos cómo resolvería él esa situación. Yo tengo la suerte de tener varios de estos referentes. Y el mejor lo tengo en casa: mi madre.

Ahora se jubila. Han sido casi cuarenta años dedicados a la enseñanza. Una vida como maestra de pueblo y de barrio. No tuvo mayores pretensiones que las enseñar con honestidad a un puñado de niños a leer, a escribir, a contar, a sumar, a pensar,... a ser libres. No sé si cuenta con muchos ilustres economistas o reputados cirujanos entre sus miles de alumnos. Lo que sí sé es que puedo pasear orgulloso con ella por su barrio Girón de Linares cruzándome con docenas de personas agradecidas a su "seño" Estrella.

Personas como ella honran este oficio y dignifican la educación pública. Nunca dejó de aprender, de querer hacerlo mejor. Me hace gracia cuando me pide consejo como orientador. ¡Consejo, ella a mí! Sin desertar de la tiza, ha querido y ha sabido subirse al carro de las nuevas tecnologías. Ha sobrevivido a reformas y contrarreformas con una notable habilidad para centrarse en lo fundamental y quedarse con lo mejor de cada momento. Se retira como equipo directivo, función que ha ejercido siempre con equilibrio, templanza y vocación de servicio. Podría seguir, pero basta con decir que es una buena maestra, sustantivo tan bonito que no necesita más adjetivos.

Con estas líneas quería mostrar la admiración que siento por mi madre y rendirle un merecido homenaje. Sin embargo, a medida que escribo me doy cuenta de que el mejor homenaje no es otro que el de tratar de ejercer mi oficio de educador con la misma dedicación y honestidad que ella lo ha hecho. Gracias, mamá. Gracias, maestra.


Hoy firman conmigo esta entrada mis dos hermanos, Eduardo y Juan Francisco, éste también maestro, como ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario