domingo, 18 de septiembre de 2011

El nuevo 4º de ESO

A comienzos del presente año el Parlamento dio a luz la Ley de Economía Sostenible. Aquella genial idea que iba a sacarnos de la crisis. No haré valoraciones al respecto. Por entonces, solo fue portada la famosa "Ley Sinde", sobre las descargas en internet y todo eso. Sin embargo, se trata de una ley transversal que toca todos los palos, entre otros, la educación.

En concreto, plantea una reforma de los PCPI (Programas de Cualificación Profesional Inicial, para los no familiarizados con las siglas de la enseñanza) y una reorganización del 4º curso de la ESO (Educación Secundaria Obligatoria). Con estos retoques se pretende reducir el abandono y el fracaso escolar, dos de los grandes problemas de nuestro sistema educativo y, a fin de cuentas, mejorar nuestra competitividad como país.

Lo principal de la reforma de los PCPI es que se podrá acceder con 15 años, pero otro día hablaremos más despacio de este tema. Hoy me centro en el nuevo 4º de ESO. La principal novedad es que habrá tres opciones diferentes para cursarlo. Las tres permitirán obtener el título de Graduado en ESO y las tres permitirán acceder tanto a cualquier bachillerato como a la cualquier ciclo formativo de formación profesional de grado medio. Sin embargo, cada opción está claramente orientada a una modalidad de bachillerato o a la formación profesional.


Este modelo trata de dar una respuesta equilibrada al eterno debate entre equidad y calidad, entre escuela comprensiva y escuela selectiva. Cada alumno podrá elegir una opción que le prepare para lo que quiera estudiar después, pero no se cerrará puertas a otras posibilidades. Las tres opciones son permeables y conducen al mismo título y a la consecución de los mismos objetivos educativos.

El nuevo 4º de la ESO cuenta con tres nuevas áreas:
- Alimentación, nutrición y salud.
- Ciencias aplicadas a la actividad profesional.
- Orientación profesional e iniciativa emprendedora.
Sólo viendo el nombre de las nuevas áreas salta a la vista su proyección hacia la formación profesional e, incluso, hacia la transición a la vida activa. Pero que nadie se asuste, los sufridos estudiantes de 4º de ESO seguirán teniendo nueve asignaturas, solo que con un mayor margen de opcionalidad. El reparto de áreas queda del siguiente modo:


Leyendo las áreas propias de cada opción se aprecia claramente su orientación:
Opción 1: Bachilleratos de Artes y de Ciencias Sociales y Humanidades.
Opción 2: Bachillerato de Ciencias y Tecnología.
Opción 3: Formación Profesional.
En total, los alumnos podrán elegir entre 18 asignaturas, algo que está muy bien para personalizar su proceso formativo. Sin embargo será difícil para la organización de los centros educativos cuadrar tantas áreas. Por ello, se indica que los centros estarán obligados a ofrecer, al menos, las seis áreas comunes, dos áreas propias de cada opción y una de las comunes a las tres opciones. La consecuencia: una nueva desventaja para los estudiantes de zonas rurales.

La reforma incluye la buena intención de "profundizar en el carácter orientador de 4º de ESO", aunque los orientadores agradeceríamos que nos dijeran cómo se sustancia (palabro que tanto gusta a los políticos) esta "profundización", más allá de las nuevas opciones.

Otra novedad es que se va a expedir a los alumnos que no obtengan el título de Graduado en ESO  un certificado que refleje las materias cursadas y sus calificaciones, así como el nivel de adquisición de las competencias básicas alcanzado. Por ahora, este nuevo certificado será lo único que se aplique ya en el presente curso 2011/2012. El resto, las reformas de 4º de ESO y los PCPI tendrán que esperar a 2012/2013, aunque las comunidades autónomas podrán pedir su adelanto. En Castilla-La Mancha no tenemos noticias de tal cosa. Bastante tenemos con lo nuestro. Mientras, no está mal que orientadores, profesores y equipos directivos vayamos sabiendo lo que está por venir. Solo espero que de aquí a septiembre de 2012 una nueva reforma de la reforma no me obligue a borrar esta entrada de las bodegas de internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario