martes, 3 de mayo de 2011

¿Qué hacer con las altas capacidades?

Todo aquel educador que se ha cruzado alguna vez con un niño con altas capacidades intelectuales estará de acuerdo en que es realmente difícil saber que hacer con él. La inteligencia es realmente difícil de alimentar, porque es exigente e imprevisible. Sin embargo, tampoco es para desesperarse. Ni tú ni yo somos los primeros que nos hemos enfrentado al reto de educar a un niño muy inteligente tratando de dar respuesta a su voracidad intelectual e evitando caer en la desmotivación. Hay algo de camino andado al respecto. Un buen ejemplo lo encontramos en este documento elaborado por la Generalitat de Valencia en el que se recogen experiencias educativas con alumnos con altas capacidades en educación infantil, primaria y secundaria.


Por suerte, en el campo de la educación hay poca propiedad intelectual y mucha colaboración. Aprovechar las experiencias de los demás nos puede venir muy bien si tenemos la habilidad y la creatividad de adaptarlas a nuestra realidad. ¡Suerte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario